El verdadero efecto de las iniciaciones reiki cuánticas o a distancia

Las iniciaciones o sintonizaciones son rituales energeticos que conducen a la apertura de los canales para recibir y transmitir reiki. Volver a recuperar esa conexión que estuvo siempre alli, desde el mismo origen de la vida, es su objetivo.

En los cursos presenciales el ”maestro/a” realiza una ceremonia de iniciación con cada alumno en forma personal. Ahora bien, ¿se puede realizar una iniciación a distancia? ¿Depende esto en forma exclusiva del “maestro/a”? ¿Solo puede comunicarla el/ella en persona? ¿Si podemos enviar reiki a distancia por que no podemos iniciarnos también a distancia?

Sigue leyendo

Reiki, el camino hacia la simplicidad voluntaria.

Reiki es un camino hacia el desapego y eso se manifiesta primero en el desapego de las técnicas aprendidas; y en el paso desde estas hacia el sentir. Puede ser que tardes mucho o poco, pero cuando ya estés preparada/o, dejarás de preocuparte por las técnicas y te concentrarás en lo esencial de reiki que es el sentir. En esta etapa, cuando ya estás avanzando, empezamos a utilizar herramientas más simples en apariencia, como ser: el cantar determinadas frases o determinadas silabas. Por otro lado empezamos a usar ciertos gestos con las manos llamados mudras. Vamos teniendo herramientas que refinan un poco más la energía y refinan también nuestra propia energía personal.

Sigue leyendo

Esperanza para sanar

Hablar de esperanza en los tiempos actuales suena, en el mejor de los casos, a romanticismo sin fundamentos. La palabra esperanza tiene dos significados: “el primero implica convicción, y se da cuando parece probable que vaya a producirse el resultado que preferimos”.

El segundo significado concierne al deseo y surge cuando te preguntas qué te gustaría que suceda en el mundo, tu vida o tu situación. Es este tipo de esperanza la que pone en marcha nuestro viaje: saber lo que esperamos y lo que nos gustaría o encantaría que aconteciera.

Aquello que pensamos y decidimos acerca de la esperanza es lo que resulta decisivo. Una mirada es negativa y pasiva en la que esperamos que agentes externos sean los que resuelvan todo. En el otro caso nuestra respuesta es positiva y activa, siendo nosotros los que producimos los cambios hacia lo que nos gustaría ir.

Reiki es una práctica que hacemos, más que algo que tenemos. Es un proceso que podemos aplicar a cualquier situación: no requiere de optimismo por nuestra parte, podemos aplicarla incluso en ámbitos en los que estamos desesperanzados.

La fuerza orientadora es la intención, elegimos lo que nos proponemos ocasionar, favorecer o expresar. En vez de pasar a la acción sólo cuando nos sentimos esperanzados, nos centramos en nuestra intención y dejamos que nos guíe.

Esta es una de las claves de reiki que no muchos saben. Quizá sientas que es necesario que algo pase desde lo externo, sin antes darte cuenta que todo lo que tiene que venir, proviene de tu ámbito personal, donde la intención que proviene de la esperanza positiva, es lo que más importa.