Reiki y el arte de escuchar

Cuando estamos con otros, cara a cara, sentimos algo distinto, experimentamos el gozo de ser escuchados, comprendidos.

Es esa conversación con otros la que impulsa el ir hacia adentro, ya que genera a la vez, esa conversación con nosotros mismos llamada introspección.

Recordamos el hecho de estar plenamente presentes, única manera de crecer. Al estar distraídos en la calle o y también en nuestros momentos de ocio, el encontrarnos para una sesión de reiki nos ayuda a estar a pleno con el otro.

Nos sentimos menos participes de la tribu de seres solitarios, pero a la vez híper conectados, de la que cada uno forma parte.

Un teléfono lo puede todo creemos, pero no es nada, deja a un lado la conversación cara a cara, esa que nos permite lograr el encanto de tener delante a un ser y escucharlo, comprenderlo.

Sigamos cultivando el arte reiki de escuchar, porque hoy en día y mas que nunca lo necesitamos. Encontremos un momento para una sesión y disfrutemos de los gestos y actitudes que forman parte de un autentico ser humano.