Un rumbo mejor

Conscientes de que estamos en un tiempo de mutación, reiki mueve las energías más profundas de nuestra Tierra, convocando a nuestra propia vitalidad sudamericana y poniendo en marcha un proceso de armonía en tu vida.

Sabemos de la gran importancia que tiene el sentirnos arraigados, perteneciendo en cuerpo y alma al lugar donde vivimos. Los desequilibrios y malestares provienen, en parte, de nuestra falta de eso que llamamos “identidad”.  

Somos del planeta, sí. Somos ciudadanos planetarios, sí. Todos somos hermanos, sí. Somos de esta tierra, también. Ser de un mundo en teoría sin diferencias, globalizado, no deja de ser una treta más, para desconectarnos de la realidad, malgastando el tiempo de nuestra propia vida en seguir con un mundo que es un espejismo y al que no elegimos.

Queremos convencernos de que estamos bien, pero no lo estamos: estamos cansados, con poca vitalidad, sentimos que no podemos seguir así: el cambio climático es visible, las desigualdades comunitarias siguen iguales, sea con el sistema económico que sea. No confiamos en ningún líder, estamos solos, en el más profundo sentido del término. Este mundo, así como está, no nos representa en lo más mínimo.

Por eso, con un realismo optimista acerca de nuestros actos como raza humana, se que es tiempo de hacernos a la idea de que tenemos que construir por nosotros mismos, la vida que queremos.

El mundo mercantil está terminado. Es el momento de sanar las heridas de una época perimida, con un objetivo: que nunca más vuelva la frustración, por perseguir metas de la sociedad, a cuyos resultados no hemos sido invitados.

Una de las razones de nuestras crisis permanentes, tiene que ver con la falta de identidad: sentimos como que somos nuevos pueblos, pero no lo somos. Que tenemos que copiar a quienes suponemos les va bien, porque “parecernos” es mejor que “ser nosotros mismos”. Mientras, en esa búsqueda frenética de no se sabe qué, se masacran las emociones de todas las generaciones, siendo que una de las posibles salidas, está al lado nuestro. Pesada herencia de alguno de los pueblos que conformaron nuestras creencias.

Te podrás dar cuenta que, al estar en sintonía con el lugar donde vives, tu comprensión se abrirá hacia dentro tuyo y hacia cada persona que tengas delante, ayudando en la disminución del clima de insatisfacción y violencia que nos rodea, pero que antes existe dentro de uno mismo.

Dicha apertura provocará un sinfín de cambios que tienen que ver con tu bienestar, tu renovación de la energía personal, tu mayor protección frente a eventos externos y personas negativas, el alivio de tus problemas, en definitiva, la llegada de la tan ansiada armonía a todos los días de tu vida.

Necesitamos de ti, de tus dones del corazón, de tu sabiduría interior, para hacer de nuestra tierra un lugar perfecto para habitar, en paz y alegría, en salud y belleza, haciendo de los nuevos desafíos de los tiempos, una oportunidad para tu vida, que aun espera.

2 pensamientos en “Un rumbo mejor

  1. Claudio, excelente reflexión sobre estos tiempos y le agregaría “el que no ama a su hermano a quien conoce no puede amar a Dios a quien no puede ver”, en términos de ese grande y poderoso profeta que fue Juan el Bautista y que en estos días fue muy citado por el papa Francisco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s