Descubrir reiki en el cosmos

Siempre me pregunté ¿de dónde viene el reiki?, ¿de dónde sale la energía que fluye a través de las manos?, ¿cómo llega a nosotros esa energía?, ¿por qué es inagotable e infinita? 

Y descubrí que el cosmos está en permanente expansión y que se expande en el vació, que él mismo va creando. Y ese cosmos está movido por una fuerza crucial: la del sol.

Según el doctor en cosmología Brian Swimme: “La Tierra es un planeta inmenso y está siendo movido alrededor del sol, por la fuerza del mismo sol. Esto es algo que el sol hace en cada momento de cada día. Somos sostenidos por el sol. Si este nos soltase de su lazo, derivaríamos hacia el espacio profundo”.

Ese mismo sol, cada segundo transforma 4 millones de toneladas de sí mismo en luz, continúa Brian Swimme. Cada segundo, una porción del sol nos es entregada a todas las criaturas vivientes bajo la forma de energía radiante.

Nada se compara a esa maravillosa hoguera que cada día consume toneladas de su propia materia. Esa maravillosa descarga de energía, esa transformación masiva del sol, es recibida por las plantas, los animales y todo ser viviente.

Esa energía del sol es reiki.

Todos los pueblos nativos utilizaron estas fuerzas, conscientemente, a través de distintoscía métodos y le pusieron distintos nombres: ki, chi, prana, mana, baraka, pneuma. Y no solamente se beneficiaron con ella, sino que se reconocían como parte de la Creación mediante su uso, reverenciando su origen supremos, más allá de las creencias.

Reiki nos conecta con la abundancia, la paz y la plenitud que nos brinda con amor pleno este Universo. Nos permite reconocernos como parte de él y cuidarlo y amarlo como nuestro hogar común, recuperando la vida humana y su tránsito sobre esta tierra, como una experiencia sagrada.

Así como los humanos y humanas de otras épocas usaron esta fuerza suprema de la naturaleza conocida como energía vital, un sabio japonés Mikao Usui, le dio el nombre de reiki, y descubrió que, a través de las propias manos, se puede trasladar esta fuerza a sí mismo y a otros.

Nuestros cuerpos están formados a partir de esa energía del sol. La materia representa sólo la parte visible, el resto es tan hermoso como lo que se ve y necesita del mismo cuidado: una infinita red de centros y canales por donde fluye la inmensidad del cosmos.

Y eso nos da vida. Nos permite crecer, pensar, amar, crear. Nuestros cuerpos vibran y se llenan de esa luz, hasta cuando dormimos.

También en ese momento recibimos energía, y no nos damos cuenta. El Universo nos cuida. El Universo te cuida. No estás sola o solo aquí y ahora.

Del libro “Vivir Reki: el arte de ser feliz en el presente” de Claudio Márquez, Uriel Eiciones, Buenos Aires.

 

 

 

 

 

 

 

 

8 pensamientos en “Descubrir reiki en el cosmos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s