Siete claves de la energía positiva

El cuerpo va donde va tu atención

Imaginemos durante unos segundos que tenemos una barrita sostenida por el dedo índice de cada mano. Saquemos mentalmente la barrita. ¿Qué ocurre ahora? Efectivamente, los dedos tienden a juntarse. Esto muestra que allí donde va nuestro pensamiento y nuestra atención, allí va también nuestra energía. Como en el ejercicio inicial de reiki, cuando enviamos nuestra atención al hara logrando de este modo que toda la fuerza se focalice allí.

Tu forma de pensamiento es la que genera tu realidad

Si hemos podido visualizar la unión de dos dedos, también podremos producir cualquier otro hecho de la realidad de cada uno, por extraño que parezca. Esto se explica en el concepto del equilibrio cuerpo y mente. En otras palabras, la concentración o el prestar atención influye en el cuerpo y en la mente a la vez, porque ambos no están disgregados, ni van cada uno por su lado.

Si nos dejamos fluir y estamos perfectamente en el presente, entonces no sólo estarán nuestras manos unidas, sino todo nuestro ser en una unidad.

Hasta el momento, hemos estado practicando con las manos, intentando que estén ambas en el presente. Más adelante lograremos que también todo nuestro cuerpo y nuestra mente, como una unidad, estén en el presente. Y así, desde ese estado, estaremos en armonía, un estado desde el cual las cosas fluyen y se concretan, y desde el cual hay más posibilidades de sanación.

Usar la mente en forma positiva

Continuando con la idea de la unión del cuerpo y la mente, veremos que todo pensamiento negativo también puede afectar el plano físico y así concretarse. Por ejemplo, no es lo mismo pensar “el clima está muy frío”, que “en un día tan frío me voy a enfermar”.

Pensar en negativo, además, impide estar en armonía, por eso hay que prestar atención a nuestros pensamientos.

Desde el punto de vista del método reiki, es vital mantener un estado de atención en el momento presente. Ese estado mental en el que se logra un 100% de presencia en el aquí y ahora se llama KINO DASHIKATA, y es el estado que hay que sostener para dar reiki ya que sólo desde una total atención en el presente es posible proyectar la energía vital. Si no se logra ese estado no es posible practicar el método. Es por eso que es tan importante que vayamos trabajando para estar en el presente.

Recuerda: uno de los detonadores de la negatividad y que evitan lograr el estado de KINO DASHIKATA es la memoria, los recuerdos, que nos quitan del momento presente.

Analizar las señales que nos da el entorno

Las personas, los lugares, las cosas, pueden enviar señales negativas o positivas. Hay que comenzar a prestarles atención y percibirlas para lograr diferenciarlas. No se trata de alejarse de las personas negativas, sino observarlas, percibir qué dicen y cómo lo dicen, pero fundamentalmente cómo nos influyen.

De esta manera aprenderemos a conocer los diferentes efectos que se producen por influencia del entorno, tanto positiva como negativa, y especialmente cómo afectan nuestra energía vital potenciándola o disminuyéndola.

Examinar nuestras actitudes hacia los demás

En este camino, también es importante tener presente que cuando una persona habla mal, desarmoniza su cuerpo y su mente.

Descubrir el presente

Existen diversas maneras para sostener el estado de permanencia en el presente. Una de ellas es estar al servicio de algo, por ejemplo al servicio de la familia. Otra pueden ser las metas personales. Pero sea cual fuere la forma, cuando se logra estar plenamente en el momento presente y se evita aferrarse a lo que cambia, se puede acceder a ese estado desde el cual será posible descubrir la fuerza que se puede lograr. Se trata del aspecto permanente del reiki, cuando la energía vital o ki, fluye intensamente.

Experimentar la conciencia universal

Se llama así al momento en que damos reiki, un estado que contiene todas las posibilidades. Se trata de ser concientes de que no hay nada más que ese momento y ese lugar, el darse cuenta de que la realidad es en verdad una constante creación y destrucción.

Termina cada día y llega uno nuevo. Se destruye este año, y viene otro.

Es fácil aferrarse a la creación, “engancharse” en algo logrado o un hecho que acaba de ocurrir, pero en algún momento va a venir la destrucción de ese momento.

Cuando se logra percibir que la realidad es un estado de permanente cambio y que ocurre todo el tiempo, cuando cedemos el apego y no nos quedamos aferrados a ningún momento, sobreviene el estado de conciencia presente, esa condición en la que es posible dar reiki.

2 pensamientos en “Siete claves de la energía positiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s