Beneficios de reiki en los más chicos

Se podría decir que esta es la época del desencanto. Las utopías caen y se acentúa la idea del progreso en forma individual, ya no en conjunto.

Niños y adultos, en estos tiempos asombrosos se sienten “bombardeados”. Los cambios son cada vez más acelerados e imprevistos. La economía está basada en el consumo y no en la producción. Las opiniones de la élite global (integrada por miembros destacados de empresas y corporaciones multinacionales), dominan la información por encima de los gobiernos. Hay una excesiva emisión de contenidos frecuentemente contradictorios que se consumen e incorporan inconscientemente al llegarnos en formato de entretenimiento en donde la vida privada pasa a convertirse en un show a través de las redes sociales.

Existe una nueva tensión entre el desarrollo económico y el crecimiento social. A la par, se va gestando desde la violencia la inseguridad una sociedad llena de miedos y obsesiones…

Se avecinan tiempos en los que irán emergiendo, sin previo aviso, un sinnúmero de desafíos y complejidades que requerirán formas absolutamente nuevas de pensar y estrategias radicales para poder seguir adelante. Resulta clave, entonces, reconocer nuestra identidad de ciudadanos globales y proveer a nuestros niños de herramientas, conocimientos y relaciones para hacer frente a los cambios abruptos e inexorables que se aproximan.

En un mundo donde la tecnología avanza a pasos aceleradísimos y lo económico, centrado en el consumismo feroz, ocupa casi la totalidad de la escena, los niños son tentados a perder su sensibilidad. Muchas estadísticas actuales muestran cuántas dificultades se les presentan en relación con la comunicación, la intimidad y la empatía, dando lugar generalmente al aislamiento, la soledad y la frialdad. Hace falta equilibrar un poco la balanza y rescatarlos de ese mundo metálico e insensible. Del mismo modo que podemos contar con programas para enseñarles ciertas técnicas es necesario desarrollar programas que enseñen a amar y a relacionarse consigo mismo y con los demás.

Si bien lo dicho antes respecto al aspecto negativo de los tiempos actuales es cierto, vamos a reconocer que este también es un mundo fascinante y una época de oportunidades: las grandes innovaciones, en todos los campos, las tecnologías de avanzada aplicadas a la comunicación, las redes de profesionales interdependientes, el liderazgo de las mujeres que se va consolidando, un número cada vez mayor de personas va despertando la conciencia sobre el cuidado de la Tierra y la necesidad de que el cambio abarque la totalidad de cada ser humano en el planeta y de la humanidad en su conjunto.

Por lo tanto, hoy es preciso ser más honestos, libres y potentes; esto nos habilita para vivir una vida de integridad y autoexpresión completamente consecuente con nuestros valores esenciales y profundos sin depender de nuestras circunstancias personales.

Como adultos somos responsables de preparar a nuestros niños y niñas para una existencia gozosa con capacidad para abrazar el flujo de la vida que ha de venir en un futuro no muy lejano.

Reiki es una maravillosa herramienta no invasiva que amorosamente produce, de manera inmediata, un efecto de calma y tranquilidad en la persona. Disminuye la ansiedad y los niveles de estrés beneficiando al sistema nervioso y aportando equilibrio y salud al cuerpo, la mente y el espíritu.

Parece que en esta época los niños y niñas son más hiperactivos, a menudo muestran dificultades para la concentración y el aprendizaje, justamente a causa de estar inquietos y dispersos. Reiki puede cuidar de ellos y ayudarles a encontrar el equilibrio en sus vidas, generándoles paz y una mejor disposición a enfocarse en las cuestiones cotidianas, ya que tiene en sí el poder de favorecer la apertura y el empoderamiento para hacerse cargo del propio bienestar y los cambios que las personas necesitan realizar para mejorar.

Ingresar a la experiencia reiki ayuda a la mente a mantenerse asertiva a lo largo de los distintos procesos, contribuye a la creación de una imagen amorosa y positiva de sí mismo.

También conecta con la fuente de las propias fuerzas, ayuda a ganar confianza en sus dones y a construir el carácter, lo cual en el futuro les permitirá sobrellevar situaciones difíciles.

Varios experimentos realizados en el campo de la medicina han demostrado los beneficios físicos y psíquicos que produce el contacto entre los seres humanos: puede hacernos sentir mejor con nosotros mismos y nuestro entorno; alguien que nos tiende una mano, una palmada en la espalda, un abrazo, una caricia. Por supuesto, también tiene un efecto positivo en el desarrollo de los niños y su inteligencia, notándose especialmente en el caso de los bebés prematuros. También han comprobado que causan cambios fisiológicos mensurables en las personas que tocan (dadoras) y aquellas que reciben el “toque” (receptoras) obteniendo ambas beneficios significativos. Es un ida y vuelta. Y ya sabemos que lo que se da, vuelve multiplicado.

Del libro “Reiki Kids: Un Manual completo” de Claudio Márquez, Uriel Ediciones

4 pensamientos en “Beneficios de reiki en los más chicos

  1. Empezar por el principio o sea de niños interesante me alegra saber de niños sintiendo amor por todo lo que nos rodea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s