Anatomía energética sutil

Concepto de energía. Sistema energético. Lograr la armonía es alcanzar una serenidad natural en la vida que pueda mitigar los efectos destructivos del estrés, el dolor y el sufrimiento: es la tranquilidad, concordancia y vitalidad que se experimenta cuando todas las funciones del cuerpo, mente y espíritu están en equilibrio entre sí y con el ambiente externo.

Sabemos que energía y materia son dos aspectos de un mismo fenómeno. También comprendemos que el cuerpo humano está constituido tanto por materia en forma de partículas sólidas´así como también por energía en forma de ondas.

Considerar al cuerpo como energía no es una idea nueva. Para los chinos es un concepto tan antiguo como su cultura. Así la acupuntura ayuda a mantener el libre flujo de energía en el cuerpo. La enfermedad se instala cuando esta energía se bloquea. Ellos, desde la antigüedad, creyeron que esta energía se encuentra tanto dentro del cuerpo como fuera de el como fuerza vital que gobierna el universo.

Este poder, que los seres humanos trataron de manejar a través del tiempo desde los propios orígenes de la humanidad, tiene varios nombres: Hipócrates se refirió a ella como una energía sanadora que fluía en todos los seres vivos, Paracelso la llamó archaeus y Antón Mesmer, magnetismo animal; resultó ser la fuerza ódica para el Barón Reichenbach y la fuerza vital para Samuel Hahnemann.

Sea cual fuere la denominación esta fuerza universal en todos los casos presenta las mismas propiedades:

  • Puede sanar
  • Lo impregna todo
  • Acompaña la radiación del sol
  • Comparte propiedades con otros tipos de energía siendo en sí misma una fuerza única
  • Posee polaridad y es reflejada por espejos
  • Emana del cuerpo humano siendo detectada especialmente en la punta de los dedos y en los ojos
  • Es conducida por alambres metálicos o hilos de seda
  • Puede almacenarse en materiales inanimados tales como madera, el agua y la piedra
  • Puede fluctuar en función de las condiciones climáticas
  • Puede ser controlada mentalmente
  • Puede producir eventos a distancia e intervenir en la dinámica de numerosos fenómenos paranormales

La energía se transmite por distintas frecuencias de vibración.

“Las vibraciones subyacen en todos los aspectos de la naturaleza. Las vibraciones de los átomos crean sonido y calor, y la luz surge de las vibraciones de los electrones en un objeto. En un nivel básico, toda la vida depende de las moléculas que actúan en los campos energéticos vibratorios u oscilatorios” Dr James Oschman “Medicina energética”

Desde el punto de vista vibracional, los seres humanos somos sistemas energéticos multidimensionales. Nuestro cuerpo utiliza distintas formas de energía en la nutrición, el procesamiento de la información y el mantenimiento de la salud general. La forma de energía más conocida es la metabólica que obtiene energía química de los alimentos que comemos. Algunos de estos alimentos aportan material estructural con el cual reparamos y regeneramos las células que envejecen y otros, que en realidad constituyen la mayor parte, se emplean para proporcionar la energía química que nos permite manifestarnos como seres activos y creativos. Nuestro cuerpo utiliza energía eléctrica para transmitir mensajes de un lugar a otro a través del sistema nervioso que está dotado, a su vez, de complejos sistemas de control eléctrico.

Se cree que existirían también determinados niveles de comunicación celular que tienen un comportamiento muy parecido a los sistemas electrónicos  que estudia la bioelectrónica. Las células que emiten pequeñas radiaciones UV disponen además de sistemas de comunicación por la luz que se relacionan con el modelo de energía vibracional de la salud.

Hay sistemas de energía tales como la electromagnética, eléctrica y química que son universalmente aceptados; otros como la energía neuroeléctrica y la bioquímica han sidos aceptadas por la comunidad científica mientras que la bioelectrónica y la biofotónica aun están en etapa de validación. Mientras que los sistemas no convencionales de energía sutil (energía vital, energía espiritual) de las cuales nos hablan la sabiduría sagrada y la espiritualidad no son reconocidas hasta ahora por la ciencia.

Muchas personas consideran que la única realidad existente es el cuerpo físico y el mundo material. Dicen esto porque consideran que solamente existe aquello que pueden percibir a través de sus sentidos físicos y comprender  por medio de su mente racional. La verdad es que, además del cuerpo físico, aunque no sean detectables por simple observación, hay otros cuerpos energéticos dentro y alrededor de él: cuerpo etérico, el cuerpo emocional o astral, el cuerpo mental y el cuerpo espiritual o causal. Se trata de estructuras o campos energéticos invisibles que se encuentran en torno al cuerpo físico.

Cada uno de estos cuerpos no materiales posee su propia frecuencia de vibración fundamental. El cuerpo etérico, que es el más cercano al cuerpo físico, vibra con la frecuencia más baja. Los cuerpos astral y mental poseen a su vez frecuencias mayores, y en el cuerpo espiritual podemos encontrar representados los índices de vibración máximos. Los diferentes cuerpos energéticos no están totalmente separados entre sí. Se interpenetran mutuamente mientras cada uno vibra dentro de su propia gama de frecuencias.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s