Claudio Márquez: más allá de reiki

Participación de Rojenses en clínica de Pergaminos con Claudio Márquez. Nota de Patricia Catalanos para “Noticias” de la Ciudad de Rojas.
“El reiki está avanzando y científicamente está demostrado que funciona”



El Reiki es una terapia alternativa y/o complementaria, cada vez más reconocida a nivel mundial, contando con el aval de la Organización Mundial de la Salud y logrando cada vez más adeptos en todo el mundo; al punto tal que en EE.UU. ya es incluido en las Obras Sociales y en Europa se práctica como una especialidad más en muchos hospitales.
En Argentina, también el Reiki tiene su lugar, llevando a nuestro país a la vanguardia en el tema, gracias a la existencia de la Asociación Argentina de Reiki, fundada por el maestro Claudio Marquez, reconocido en la materia a nivel mundial.
El viernes y sábado, Claudio Marquez estuvo dictando una Clinica de Reiki en la Clínica Pergamino de dicha ciudad, dejando demostrado la institución, con el auspicio de este evento, que también está a la vanguardia en el tema, acompañando la iniciativa del hospital porteño Tornu,  del de Córdoba o de otros nosocomios del país,  que ya han abierto sus puertas a esta terapia.
Durante los dos días, hubo más de 100 participantes, de distintas ciudades de la región y de distintas profesiones: médicos, psicólogos, maestras de reiki, practicantes, docentes, etc.; ya que el reiki, gracias a la filosofía de vida de Marquez, no discrimina status sociales, culturales o profesionales: “Mientras yo viva, el reiki será para todos”, se lo escuchó manifestar.
De Rojas también hubo un contingente de maestras de reiki que participó y Noticias pudo realizarle una nota a Claudio Marquez,  pudiendo vislumbrar a un ser abierto, de una simpleza y humildad admirables, solidario, comprometido con la realidad, con el país y con el camino que eligió… Este es el producto de la entrevista:

-¿Quién es Claudio Márquez?

-Es un maestro de reiki, que vive en Argentina, que tiene toda su cabeza puesta en Argentina, que trabajó siempre aquí, desde hace 20 años, cuando el Reiki no era conocido para nada y que se dedicó a difundir y a enseñar una forma de ver las cosas distintas, más que Reiki. O sea, la posibilidad de “ver las cosas distintas” es lograr ver que uno puede en vez de que “no puedo”; ver que las cosas cuando están trabadas se pueden destrabar; ver que cuando algo está complicado se puede desdramatizar y simplificar… y bueno, encontré en Reiki un camino que me acompañó en ese pensamiento y se sumó; después el Reiki se expandió, y toda la gente hace reiki… Por ahí, no todo el reiki es lo que yo siento que tiene que ser, pero de todas maneras me parece bárbaro que se haya difundido por todo el país. Hay un caso de una pareja de maestros rurales de Formosa que vino a Bs. As. en micro, viajando todo un día, para tomar el primer nivel y ese mismo día, luego del curso, volvieron en micro, un sacrificio notable, que ilustra el interés que está despertando el reiki. En Argentina hay cerca de un millón y medio de personas que practica reiki y es un país que, estratégicamente, está ubicado en la locomotora de lo que es el reiki. Y si bien el reiki es chiquito, como método,  ha impulsado al reiki de Canadá, ha impulsado el reiki de Colombia, ha impulsado el reiki de México, al de Paraguay, Uruguay y Chile, ha impulsado el reiki en Perú y la Asociación Argentina de Reiki, es referente a nivel internacional y un reikista de la Asociación no tiene ningún problema en ir a trabajar a Canadá, EE.UU. o Europa, ya que será reconocido.

-Otro tema que sobre el que indagamos a Claudio Marquez, era el curioso motivo por el cual la Asociación Argentina de Reiki y el Reiki no había sido convertido en una marca registrada, a diferencia de otros métodos tildados de “espirituales” (métodos de yoga, de respiración como El arte de Vivir o  Ravi Shankar,etc) ; y el nos ilustró:

-Ese es un gran tema: Las marcas registradas en la espiritualidad… La gente está buscando un camino, está eligiendo algo, está conectándose; siente que la vida que está llevando no le sirve, no le cierra así como está y se mete a aprender un método “marca registrada”. No se da cuenta, en ese momento, porque está buscando; pero el método “marca registrada” son métodos de una sola persona, son métodos que nunca vas a poder dominar y son métodos que no te devuelven el poder a vos. Cuando uno viene a aprender reiki, la persona está sin poder, está sin fuerza; entonces vos tenés que orientarla de nuevo hacia su propia fuerza, y no quitarle aún más de la fuerza que no tiene. Entonces, lo poco que tiene lo invierte, porque obviamente te cobran, y no está mal cobrar, pero encima, vos dependés de ellos. Entonces, eso es como una especie de engaño legal, aunque desde ya que es totalmente legal; pero es una frustración en la vida de la persona y en el alma de esa persona que estaba mal y, como no sabía, la orientaron mal. El tema es a nivel humano.
“Reiki, por ejemplo, a mi se me ocurrió no convertirlo en marca registrada de ningún tipo. Claro, se nos fue de las manos; pero quería que se me fuera de las manos en realidad; porque podría haberle cobrado a todos los maestros de reiki si yo registraba la marca, podría haberles exigido que se iniciaran conmigo nada más,  porque yo tenía la marca… Pero la idea fue, justamente, abrirlo: Hacer que la mamá, en la casa, lo practique y se lo aplique a los chicos, hacer que la gente lo aprenda libremente; abrirlo a la gente común, a la gente simple y el reiki se convirtió en un método muy popular; y esa es mi misión.
Aunque no hay cosas que estén mal, si Fulano tiene un método “marca registrada”, irá la gente que le corresponda, pero hay que tener cuidado, porque las “marcas registradas” nunca te van a permitir llegar a nada más que el nivel anterior al Jefe; siempre vas a tener que pagarle por el certificado, por las pastillas o por lo que te den, entonces es como una manera de dependencia, y no es solamente una dependencia económica, la mayor dependencia, en este caso, es espiritual y la gente, en general, no sea da cuenta de eso. Luchan por la independencia y no se dan cuenta que están metidos en la dependencia espiritual, alabando gente de otros países que no tienen ningún miramiento de venir y cobrar… En general, uno mira a alguien que está en Masachuset (por ejemplo) y no a otro que está en Córdoba porque piensa que sabe menos por ser local y no es así.
“Yo jamás tuve ningún problema con mi forma de dar el reiki en Argentina, es un país muy abierto en ese sentido; a mucha gente le hizo bien y a eso voy: Cambió su visión, en alguna etapa pudo cambiar su vida, y no tuvo que venir a mi escuela a pertenecer y afiliarse; otra gente vino, aprendió y se fue, nadie le dijo nada, ni la volvimos a llamar… O sea, la gente toma los beneficios y se tiene que ir, porque tiene que seguir su camino. Pero claro, ningún negocio dura demasiado tiempo cuando la gente entra y sale; tenés que generar clientes, y este es un lenguaje perteneciente al mundo empresarial, pero también se aplica al mundo espiritual, porque la espiritualidad también es una experiencia en donde, si la gente se pone toda de blanco, en una clase de yoga, será porque la energía es positiva; pero en realidad los están uniformando; o si los ponen de violeta, los uniforman y la gente no sabe a qué se refiere el uniforme. El uniforme tiene que ver con un lenguaje, con una corriente, con una indicación, con un estilo. La gente que es libre pensadora, nunca se puede poner un uniforme, del color que sea. Esos tipos de condicionamientos son reglas que, para mi, no van; ni en la espiritualidad ni en nada. En la vida cotidiana yo no me voy a poner un traje del ejército porque a alguno se le ocurra. Uno tiene que venir con su ropa, su vida, mostrar su estilo, su cultura, su nivel, su pobreza, su riqueza; eso, con lo que sos vos venis a la clase, porque tenés que arreglar cosas vos, no mostrar algo parejo o que no sos.
“Eso me ocurre a mi. Desde ya que la gente no lo ve, no le importa, no se fija; le encanta pertenecer a un grupo, aunque no tiene idea hacia dónde va el grupo, si un día la persona que los dirige se vuelve loca y caen todos al barranco. No descentralizan, generalmente centralizan. El reiki descentraliza. Por ejemplo, en lugar de haber una fábrica con 1000 empleados, es mejor que haya 100 fábricas de 10, porque si cae una, no pasa nada; pero bueno, eso tiene que ver con otras cosas.

-¿En cuanto a la realidad del reiki hoy y a una autocrítica, qué puede decirnos?

-El reiki está dentro de la sociedad, y sufre los avatares de todas las circunstancias. En Argentina estamos en la locomotora del método. Estamos llevando adelante otros países y otra gente, entonces hay que asumir la realidad y pensar un poco más para mantener esa supremacía, ese liderazgo. El hecho de que somos muchos aquí en Argentina que practicamos reiki y como en todo, como en la abogacía, la medicina, en los contadores, etc., hay gente de distinto tipo, hay quienes se critican, quienes se agarran a las piñas; pero eso no quiere decir que no vayamos en la misma dirección que es el bienestar de la gente. Hay quienes están confundidos, quienes se visten de verde, quienes se visten de blanco, pero bueno también vamos en la misma línea.

-El reiki es una disciplina que ya está practicándose en hospitales…

-El reiki está avanzando muy rápido, incluso en EE.UU. ya lo cubren algunas obras sociales y eso da la pauta, para aquel que sea medio escéptico, una realidad; más allá de lo que uno piense, en su ignorancia, acerca de reiki, el reiki está avanzando y científicamente está demostrado que funciona. Esto que digo “científicamente” no lo estoy diciendo porque sí, sino que también tiene un basamento y uno de los impulsores de este basamento científico es el doctor James Oschman, distinguido biólogo celular estadounidense que tiene un montón de publicaciones hechas, que trabaja para una universidad americana y que el 4 de octubre los vamos a traer nosotros a Buenos Aires. Lo vamos a llevar a la Universidad de Belgrano. Desde ya que hay un reiki “menos serio”, pero también hay una “medicina menos seria”, hay abogados menos serios y eso que están todos formados. Entonces no es de extrañar ni para criticar a toda la abogacía y a toda la medicina, porque haya gente que es menos seria. Los seres humanos son seres humanos y después hacen una actividad que les da un dinero o les da un prestigio. Reiki es igual.

-Por qué estas giras que haces por el interior: Por decisión o por demanda?

-Por las dos cosas. Durante la primera etapa de mis 20 años por reiki, yo estaba tranquilamente en Buenos Aires, en el centro del mundo; y llegó un momento en el que sentí la necesidad de visitar a las personas en el lugar en que ellas están. Desde ya que no es lo que más me conviene, porque es un desgaste, es un viaje, pero sí es lo que más me interesa en esta etapa; o sea, me interesa el contacto con la gente y sus distintas idiosincrasias, porque la riqueza en la Argentina, aunque a veces la gente lo diga de gusto, es su gente. La riqueza es la gente que vive en Neuquén, la que vive en San Juan, la riqueza es la gente que vive en la provincia de Buenos Aires, pero en el llamado interior, la riqueza es el de Rosario, el de Córdoba… Cada cual es distinto. Así que voy a cada lugar, me conecto con la gente de cada lugar, la clase la doy yo y rompo con ese mito que muchas veces se generó alrededor mio de que yo no daba las clases, como si yo estuviese en una nube, viviendo en Europa, viviendo otra realidad. Las clases las doy yo, vivo la realidad cotidiana, la que tiene la gente, siento lo mismo que siente la gente, tengo los mismos problemas, no estoy afuera; es como una vuelta hacia mi mismo y hacia mi interior, porque el mensaje es ir hacia el centro de uno mismo y  generar a mi alrededor una realidad mucho mejor.

-¿Qué es el dinero?

-El dinero es energía. Tratemos de entender, mientras peleamos el día a día que el problema principal de Argentina es un problema con el dinero, siempre tenemos problema con el dinero, todo el tiempo. Sigue sin resolverse el problema de base: La necesidad nuestra de tener, y sin embargo tenemos un valor mucho más grande, superior, que es el “estar”, esto aparentemente es intelectual, pero cuando uno empieza a practicar meditación, respiraciones, yoga, reiki, de todo, todo lo que hay, marca registrada o no, todo sirve, y una vez que la gente lo comienza a practicar se da cuenta que puede estar, puede ver la realidad desde otro lugar y eso está muy bueno porque es salud, calidad de vida…

-¿Por qué hay mucho más mujeres que hombres en el reiki?

-Porque en realidad el mundo funciona a partir de la mujer. El patriarcado es algo que el hombre intentó imponer para avanzar sobre el poder de la mujer. Pero en realidad la mujer sigue siendo la que en la antigüedad mantenía el fuego encendido en las cavernas, entonces, la vida parte de la mujer, el cuidado del fuego también parte de la mujer. Entonces es la mujer la que busca primero, la que indaga primero. Después va el hombre y es probable que no vaya. Pero la mujer sigue avanzando e indagando. Forma parte del espíritu femenino la indagación, al investigación y, además, en esta última época en que se va conociendo que la mujer tiene más palabras en la cabeza que el hombre, o sea, tiene un desarrollo mayor y, sin desmerecer al hombre, hay que reconocer simplemente su superioridad; pero no necesariamente en un terreno convencional, sino la superioridad en la búsqueda, en la intuición. Hay que decir que la mujer siempre encuentra. No la versión de la mujer negativizada, pero si la versión positiva, es sanadora, es la madre.

-Un balance de esta visita…

-Ya estuve en Pergamino y este es un centro energético muy importante. Encontré gente que tiene motivación y potencial para muchas cosas. Personas que pueden. La expectativa fue superada, y es verdad, no sólo en cantidad de personas, sino en cuanto a mi objetivo, a la propuesta, a la idea. Esta visita ha sido excepcional desde todos puntos de vista y la siguiente vez va a ser mejor. El mensaje se entendió clarito, y la gente que estaba acá eran psicólogos, gente común, videntes, personas que son sanadoras, chicas que están medio perdidas y están buscando un camino, gente que está trabajando, separada, gente de todas las clases sociales, están todos acá y esa es la prueba, cada uno de ellos ha encontrado algo y si yo puedo canal de eso, feliz. No me preocupa otra cosa, no aspiro a enriquecerme a través del reiki, no me interesa en lo más mínimo. Quiero vivir en un país más normal en donde la gente pueda hacer otra cosa y no tenga que pensar en el dinero todo el tiempo.

2 pensamientos en “Claudio Márquez: más allá de reiki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s