Reki con humor: un estilo de enseñar

Vivir con buen humor nos hace más saludables y felices. Si sabemos aprovechar cada oportunidad que se nos presenta para reír, para divertirnos, estaremos incrementando considerablemente nuestras posibilidades de acceder a una vida plena, sana y rebosante de gozo. ¡Y disfrutar de ello, por supuesto!

El buen humor es la actitud que nos permite ajustar nuestra manera de comportarnos en el entorno en que vivimos:
• Achica las diferencias culturales y socioeconómicas entre las personas.
• Alivia la ansiedad.
• Facilita la comunicación.
• Permite transmitir aprecio y aceptación.
• Ayuda a superar el estrés y el miedo

La risa provoca una tremenda liberación de hormonas, las endorfinas, conocidas merecidamente como las hormonas de la felicidad. También, se libera serotonina, dopamina y adrenalina. La explosión de carcajadas provoca algo muy parecido al éxtasis: aporta vitalidad, energía e incrementa la actividad cerebral. Así es que ahuyenta las enfermedades y prolonga la vida. Es un gran ejercicio, ya que muchos músculos, que estaban inactivos, se ponen en funcionamiento cuando reímos, además de expandirse los pulmones y oxigenarse los tejidos. Nos hace sentir más jóvenes y vitales debido a que la liberación de endorfinas produce en nosotros una sensación de bienestar y alivio de los dolores. Reír con frecuencia favorece también el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.

Está comprobado que la risa y el buen humor mejoran nuestra relación con nosotros mismos, nuestra autoestima y, por consiguiente, también nuestras relaciones con los demás. Se necesita un mínimo de sentido del humor para llevarse bien con todas las personas.
El toque humano y divertido alivia el cansancio y la tensión en las relaciones familiares. No es necesario que todo nos salga bien para tener buen humor: el simple deseo de hacer felices a los otros nos lleva, de por sí, a ser más simpáticos.

La flexibilidad que caracteriza el buen humor suaviza nuestra vida y le pone una nota amable. Tomarse demasiado en serio nuestros asuntos puede acabar con nosotros: en una sociedad en la cual todo parece tan importante, algunas situaciones solo se pueden superar desdramatizándolas. En definitiva, cuando reducimos los problemas al absurdo, nos damos cuenta de que no hay tantas cosas por las que sufrir. Hay pocas cosas importantes.
Una buena disposición interior nos hace ver el lado bueno de las cosas. Con humor las penas y tristezas que nos acompañan se vuelven más ligeras, más llevaderas.

Los chistes, y el humor en general, a través de la exageración, la inversión del punto de vista o la combinación de lógicas incompatibles, nos dan una perspectiva diferente de la realidad y nos ayudan a conectarnos con ella desde otro ángulo. Sentido del humor no es reírse de todo sino aprender a mirar las cosas a través del cristal de la alegría. Si podemos reírnos de los obstáculos que nos impiden ser felices, eso quiere decir que tenemos capacidad para superarlos.
¿Pensamos alguna vez que cuando nos ponemos excesivamente serios ofrecemos una imagen ridícula?

Cuando podemos conectarnos con nuestras emociones positivas, nuestra energía aumenta y estamos en mejores condiciones para enfrentar lo que
se presente, por más difícil o doloroso que sea, encontraremos el modo de superarlo y recuperarnos más fácilmente.

Mirar comedias o películas cómicas estimula nuestra creatividad e iniciativa en el trabajo. Lo que nos provoca risa nos ayuda a relajar las tensiones y rigideces que nos suelen acompañar: las contracturas del cuello, los hombros, la espalda se aflojan con una buena carcajada.

Sólo basta con ser felices tal como somos, con nuestras debilidades y fortalezas y si en el camino se nos presentan circunstancias embarazosas, aprovechémoslas para reír y disfrutar de nuestras propias experiencias.

Hoy en día muchos profesionales de la salud consideran el poder curativo del humor y no dudan en incluirlo como complemento de diferentes tipos de terapia en sus consultorios, clínicas y sanatorios. Lo recomiendan a quienes acuden a la consulta con la certeza de que un buen estado de ánimo contribuye en un interesante porcentaje a una recuperación más pronta de la dolencia que los aqueja y a una mejora en la calidad de vida de la persona.
Se comprobó que diez minutos de risa visceral y franca representan, para personas que se encuentran en un estado delicado de salud, dos horas de sueño libre de dolores.

Los mensajes que están construidos con humor generalmente son recordados porque sorprenden a quienes los reciben y los motivan a comunicarse más y mejor.

Algunos investigadores recomiendan reírse, como mínimo, durante 15 minutos por día ya que han comprobado que, las personas que realizan esta simple y sana práctica:
• Mejoran su respiración y circulación.
• Contrarrestan más exitosamente el estrés y fortalecen su sistema inmunitario.
• Padecen un 40% menos de infartos de miocardio.
• Sufren menos dolor en los tratamientos dentales.
• Aumentan su longevidad. Viven cuatro años y medio más que quienes no ríen nunca.
• Desarrollan relaciones sociales satisfactorias.
• Son capaces de enfrentar con cariño la realidad.

Para ir entrenando nuestro sentido del humor:

• Hacer muecas, payasadas y gestos ridículos frente al espejo.
• Comentar a quienes consideremos más íntimos sobre situaciones absurdas en las que nos vimos involucrados
• Animarnos a revisar el pasado y reírnos de las equivocaciones aunque tengamos que teatralizar un poco.

6 pensamientos en “Reki con humor: un estilo de enseñar

  1. Gracias por el artículo ,es tan verdadero.
    Así como es un ejercicio volver al centro y recuperar la paz cada vez ,tb lo es humorizar la vida,no quedar atrapado cuando algo de la realidad te quita la alegría…tantas cosas suceden para eso…que bueno es saber que no puede irse de uno esa alegría!…hoy en especial estoy muy contenta,siento que recupero día a día mi alegría cuando algo no me vence y puedo seguir ayudando como dice la frase “sin orgullo,ni pesar” y con alegría!!!…te escribo para agradecerte especialmente toda la ayuda,el símbolo de protección angélica!!!,recupera la integridad, en cualquier situación la ayuda llega!!!!…ayer pensaba eso de que más que moldear las situaciones hay que protegerlas y dejarlas ser en su integridad…gracias claudio!,mi corazón no hubiera llegado sano y salvo hasta aquí sin todo lo que aprendí en tus clases y tb de vos.Gracias por siempre!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Un beso grande,Roxana

    • Muy cierto tu comentario y me alegra que puedas mantenerte siempre así, contenta, que nada te vence!! A seguir que es el camino más suave!!! Un abrazo!

  2. Muy efectiva la risa Claudio!!! A mi no me importa tener la cara toda arrugada antes de tiempo, por tanto reirme… la carcajada vale la pena, reir hasta sentir dolor en la cara y en las vísceras por tanto contraer los músculos, hasta las lágrimas pero de felicidad!!!!
    Gracias Claudio!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s