Nuestro destino es la esperanza

En estos tiempos en que los avances tecnológicos se producen a un ritmo vertiginoso jamás antes conocido ¿somos capaces de reconocer aun las realidades fundamentales de la vida interior: la compasión, la sencillez del corazón y de la vida, la alegría serena, la humilde confianza…?

¿Nuestro paso por la vida contribuye a abrir caminos de confianza en las noches de la humanidad?

¿Estamos entre las personas que por el don de si mismas dan testimonio de que el destino del ser humano no es la desesperación?

“En la confianza está el misterio del amor, el misterio de la comunión y, finalmente, el misterio de Dios” Olivier Clement

Estar atentos unos de otros es una necesidad fundamental si queremos la paz sobre la tierra. El desequilibrio entre poseedores y desposeídos y la falta de soluciones creativas para lograr un nuevo equilibrio nos habla de nuestra ignorancia y ceguera.

Aprender a ver a los demás con una mirada divina de amor, con infinita ternura y compasión, sin imponernos ni forzar a nadie, es la clave.

Cuando nos sentimos amados nuestro corazón se abre a los demás, nos volvemos más atentos a la dignidad de la persona humana y nos dedicamos a preparar caminos que devuelvan la confianza sobre la tierra. Llevamos adentro un tesoro que sólo se acrecienta cuando lo compartimos con los demás seres vivientes; por eso es que estamos llamados a comunicar con nuestro modo de vivir ese misterio de esperanza a nuestro alrededor.

Cuidar, alimentar, sostener, comprender y escuchar, generar vínculos de confianza entre las personas son algunos de los aspectos que se manifiestan con la propia vida. Nuestra propia confianza se reconoce al expresase en gestos concretos, en la vida cotidiana, llenando la tierra con ese impulso de amor, luz y paz que se irradia a través de nosotros. Esto nos anima a vivir una comunión real con los demás, cada uno como minúsculo participante del Todo y a descubrir que, independientemente de nuestra posición y condición, compartimos la misma Esencia, somos la misma cosa.

8 pensamientos en “Nuestro destino es la esperanza

  1. LA HUMILDAD NATURALMENTE GENERA CONFIANZA ENTRE LOS SERES HUMANOS Y POR LO TANTO ESTO GENERA PAZ SOCIAL…

  2. Confiar…te permite creer en el otro…en todo…y si confias todo lo que des…sera con amor…
    Gracia claudio ,tus textos como todo…son invalorables…

  3. Claudio_esto no es un comentario,sino un deseo se comunicarme con vos.para decirte que el 11/11/2000 recibì la sintonizaciòn del primer nivel de tus manos.Con el tiempo lleguè a la maestrìa pero este dìa, el de mi comienzo con el Reiki es el màs importante y quiero transmitirte mi agradecimiento por todos los conocimientos y el amor que pusiste siempre.GRACIAS,GRACIAS,GRACIAS.No puedo hacerlo personalmente porque dentro de unos dìas y si Dios lo decide asì cumplirè mis 91 años ,y si bien mi marcha es dificultosa
    tengo un sentido para seguir, aunque sea para recibir a los bisnietos que me regalan .Que seas muy feliz.

    • Elisa, claro que todo tiene un sentido. Tu vida lo tiene. Cuando lo sientes así, tu vida está flotando dentro de un universo de amor. Si así ves el mundo, el mundo es así!!! Un abrazo y al llegar tu cumpleaños, que Dios/Madre/Padre te obsequien de aquí en más, tus mejores años!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s