Sólo por hoy, no te enojes

Entre el disgusto moderado y la ira descontrolada que todo el mundo experimenta ante las diferentes contrariedades que se presentan en la vida diaria, hay matices de infinita variedad y calibre. El “no enojarse” emana de una disciplina constante, no de una orden mental. Y no es algo que se practique en situaciones irritantes, sino que constituye una manera de existir. Sigue leyendo