Acido y alcalino

La Dra. Annemarie Colbin ocupa una posición de liderazgo en el campo de la salud natural. Ganadora de premios, destacada conferencista y consultora en el área referida al bienestar, es fundadora y presidenta de Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts® (Instituto de gastronomía natural para la salud y las artes culinarias) de la ciudad de Nueva York, la escuela de cocina de alimentos naturales más antigua de los Estados Unidos (fundada en 1977).

Ácido y alcalino – Reseña
Por la Dra. Annemarie Colbin

He enseñado la importancia de comprender el tema de la acidez y la alcalinidad durante más de veinticinco años. Es un concepto profundo y cada vez se le está prestando más atención. Sabemos que el pH es la medida de las sustancias ácidas y alcalinas (o básicas), mayormente fluidos, y no es exacta sino una aproximación. Se considera que un pH de 7 es neutral, ni ácido ni alcalino, como el pH del agua. Ahora bien, recordemos que los ácidos y las bases o álcalis del cuerpo deben estar en un estrecho y adecuado equilibrio que se denomina “homeostasis ácido-base”. Si se aleja demasiado en cualquiera de las dos direcciones puede ser fatal. La sangre en el cuerpo tiene un pH de 7,35 a 7,45. Si desciende a 6,9 nos morimos de un coma diabético y si asciende a 7,9 nos morimos de tétanos o trismo. Tengan esto muy presente cada vez que lean a aquellos autores que insisten en que deberíamos inclinarnos siempre hacia la alcalinidad, porque el exceso de cualquiera de ellos es peligroso. (Hay un libro titulado: Alkalize or Die [Alcalinízate o muere]; título un poco ridículo ya que, más allá de lo que hagamos, tarde o temprano moriremos de todos modos). El cuerpo se esfuerza por lograr la homeostasis o equilibrio. Es como andar en bicicleta.
Observemos el pH del cuerpo. Los distintos fluidos corporales tienen distintos valores del pH. Presentamos aquí una corta lista:

Ácido del estómago: 0,7 a 1,9
Plasma de la sangre arterial: 7,35 a 7,45
Secreción del páncreas: 8,1
Saliva: 5 a 8

Las amplias variaciones de la saliva dependen de los alimentos que ingerimos. Si hacemos una prueba con papel de tornasol (se compra en las farmacias), veremos que después de una comida rica en harinas o azúcar, la acidez salival es más alta (los números son más bajos); después de una sopa o ensalada –sin pan– la saliva será más alcalina (los números son más altos). Según las experiencias extraídas de mis alumnos, parece que cuanto más alcalina (o básica) es la saliva, mejor nos sentimos.

Los valores del pH en el cuerpo se ven afectados por diversos factores:

1. Movimiento: La actividad en los músculos crea ácido láctico.
2. Respiración: Un buen equilibrio de la respiración (cuando inhalamos y exhalamos) mantiene el pH estable. Inspirar más aumenta la acidez y exhalar más produce alcalinidad, ya que eliminamos el ácido carbónico por medio del dióxido de carbono que exhalamos. La hiperventilación significa mucha exhalación, en consecuencia, nos torna demasiado alcalinos y eso nos trae problemas, como cualquier desequilibrio. Puede provocar adormecimiento o cosquilleo en las extremidades, mareos y desmayos. Entonces, debemos respirar dentro de una bolsa de papel para volver a incorporar, con la respiración, parte de los ácidos que habíamos expulsado, a fin de recobrar el adecuado equilibrio de ácidos y bases en la sangre.
3. Los riñones liberan o retienen una cantidad de sustancias que ayudarán a mantener la sangre en el nivel de pH correcto.
4. Los alimentos que ingerimos también tienen efecto en el equilibrio del pH, en especial, después de que se metabolizan, porque dejan atrás los residuos de acidificación o alcalinización. Lo que primero descubrí fue que las proteínas (carnes, pescado, legumbres) y los carbohidratos (harinas, cereales, azúcar), todos crean una condición ácida al soltar ácido carbónico, sulfúrico y fosfórico. Las frutas y verduras, igual que la sal, dejan atrás minerales como el potasio, magnesio, hierro, calcio y sodio, que amortiguan los ácidos y, por lo tanto, son alcalinizantes. Hay una cantidad de enfermedades que pueden agravarse por un desequilibrio del pH en la sangre. Dado que este desequilibrio es muy fugaz, no siempre puede ser detectado en los análisis de sangre, pues los valores sanguíneos cambian rápidamente durante el día, afectados por todos los elementos ya mencionados. De lo que he aprendido hasta aquí, hay tres enfermedades comunes que deberían atenderse desde este punto de vista.

A) Osteoporosis: Una dieta rica en alimentos que forman ácidos (como la harina, el azúcar y la carne) aumenta la acidez del plasma sanguíneo y, a menos que se consuman más alimentos alcalinos (como verduras), los minerales de los dientes y huesos seguirán drenando para amortiguar dichos ácidos. Si estos minerales no son reemplazados se producirán caries y osteoporosis.

B) Problemas cardíacos: Si la sangre es demasiado ácida, o sea, si tiene muy bajos los electrolitos (que contienen minerales como el calcio), interfiere con muchas funciones, como el ritmo cardíaco, las reacciones enzimáticas, contracciones musculares y la transmisión nerviosa. Hay estudios recientes que descubrieron que las drogas o medicamentos contra la osteoporosis causan ese tipo de problemas. En el año 2007 se publicó un trabajo en New England Journal of Medicine [Revista médica de Nueva Inglaterra] que describía que se habían detectado mayores tasas de fibrilación arterial en pacientes que tomaban drogas con bisfosfonato para la osteoporosis, que evitan la liberación de calcio en la sangre. En otras palabras, salvan los huesos pero perjudican el corazón.

C) Hipertensión arterial: Según el Dr. Herb Jacobs, miembro del comité ejecutivo de la American Holistic Health Association [Asociación estadounidense de salud holística], el ritmo cardíaco y la tensión arterial varían según las exigencias del cuerpo. Por ejemplo, si lo privamos de oxígeno por una respiración débil, el corazón se compensa aumentando la tensión arterial y, de ese modo, los tejidos obtienen el oxígeno que necesitan. Cuando la gente está bajo estrés crónico tiende a contener la respiración y, en consecuencia, la sangre se torna más ácida, dado que no elimina el ácido carbónico. La respiración lenta y profunda puede revertir la situación y bajar la tensión arterial. El Dr. Jacobs recomienda una práctica diaria de respiración lenta, quince minutos por día, como una técnica simple para reducir la hipertensión arterial. (Comunicación personal por correo electrónico).

Paso a continuación esta antigua receta alcalinizante rápida y muy confiable. Es muy útil para contrarrestar los efectos después de haber comido demasiados dulces.

SOPA DE MISO SENCILLA

1¼ taza de agua;
½ lámina de alga nori desmenuzada en trozos pequeños;
1 – 2 cucharadas de miso de cebada.

a) Colocar el agua en una cacerola pequeña, agregar el nori y hervir hasta que rompa el hervor, revolviendo de vez en cuando hasta que el nori se deshaga.
b) Verter en una taza o bol, añadir el miso de a una cucharada a la vez, probando mientras se va mezclando, hasta que quede bien. Bébase caliente. Una porción.

3 pensamientos en “Acido y alcalino

  1. Hola Claudio; me pareció muy bueno el articulo de la Dra. Colbin, pero solo me pregunto, si la sopa de miso, puede tomarla cualquier persona?, si bien yo la probé ya hace muchos años (cuando la dabas para los Maestros que tenía que sintonizar la Maestría Usui), pero que tiene una contraindicación, que es justamente para las personas con Hipertensión arterial, ya que el miso tiene abundante sodio, aun el que dice bajo en sodio. Si uno quiere alcalinizarse, está bueno lo de la respiración y una dieta de vegetales.
    Gracias!!! por tus aportes tan interesantes, nos vemos pronto Un abrazo del corazón Marta Nora

    • Marta, en una de esas la alta presión sanguínea, a nivel de la energía, sea de tipo expansivo y la baja presión sea contractiva. Por eso, al equilibrarse el cuerpo con el miso, dichos síntomas puedan volver a su estado normal. Habría que preguntarle a la Sra Colbin. Un saludo!

  2. OK Claudio, seguramente en su discurso del Congreso de este Año, podremos sacarnos las dudas. Mil gracias!!! por todo lo que realizas!!! Un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s